La Mágia de la Planta de la Ruda

Ruda

La Ruda* es una planta nativa de América, extendida a lo largo y ancho de la cordillera de los andes, pero domesticable en cualquier altitud y clima. Tiene numerosas propiedades curativas: para cólicos graves, dolores de cabeza, previene del mal viento, sana golpes, reumatismo, dolor, inflamación de oídos, etc. Frotada sobre el pelaje de perros, gatos y cuyes, los libra de pulgas y parásitos. Es saborizante de alimentos y ahuyentadora de moscas e insectos. Además, la planta de la ruda tiene poderes “mágicos”; su virtud sobresaliente, consiste en curar el mal de ojo y espantar – quemada – a los espíritus malignos. Pero es uno de sus sobresalientes valores mágico – espirituales, el que a continuación detallamos.

La Ruda como atrayente de ventas, jalador de clientes y limpiadora de negocios.

Para tal fin, la ruda macho y hembra deben ser tratados dentro de un proceso ritual; la planta que servirá como amuleto de ventas, debe ser sembrada en una ceremonia de consagración, pidiendo con ofrendas a la Luna y a la Santa Tierra, conjuguen sus energías para trasmitirle junto al agua, “poderes”, a la nueva planta, (La ruda macho es esmirriada de hojas pequeñas, frágil, infloreciente y de menor fragancia. La ruda hembra es florida, perfumada, de tallos gruesos y hojas grandes). Cuando las matas han cumplido tres lunas de crecimiento, se le hace la primera poda, se cortan las guías laterales y entre ramas. Desde este momento, la planta está preparada para el “trabajo”, ya tiene espíritu sensitivo. Debe ser tratada con mucho respeto y consideración, bautizando ambas plantas con nombres personales, por ejemplo, Señor Ruperto, Doña Julia. La Ruda tratada de esta manera, está lista para ser ofrecida a los comerciantes.

Cuando las plantas de ruda son compradas para atractivo de negocio, deben ser recibidas con mucho afecto, liberadas de sus ataduras y puestas en abundante agua limpia, con las plantas, se da una pasada ala mercadería, cuidando que sus hojas y flores no se desperdiguen, si eso sucediera, debe ser recogida y puesta en la bolsa de plata. Cuando uno requiere con urgencia un dinero extra, debe separar a las rudas macho y hembra por una noche, pidiéndoles en la mañana al juntarlas, que por la alegría de estar nuevamente emparejados, ayuden a quien los unió, en su propósito de conseguir dinero extra en el negocio. Esta receta es infalible.

* Ruta Graveolens

Carlos Candia Muriel