Ayahuasca la Liana a los Cielos

La Ayahuasca me llevó a su mundo mágico, lo que tenía que darme, me dio. Me enseñó lo que tenía que enseñarme, y me curó lo que tenía que curarme.

Me hizo entender esta relación mágica para, después, llegar a comprenderla. Aprendiendo a sentir su dimensión, no con el cerebro, sino con el corazón.

Trabajando al unísono, todas las realidades sin prejuicios en la mente, de ellos libre… en perspectiva; lo irracional como: razonable y viendo lo invisible: como lo visible.

Dimensiones de las que se recibe ayuda, realidades llenas de belleza y armonía. La madre, la maestra, la doctora, considerada el espíritu de la naturaleza, en la Amazonía.

Ella me presentó al dios Chinini “espíritu todo poderoso de infinitud superior” fuente inagotable de la materia y de lo espiritual, los árboles, las palmeras míticas de nuestro origen, los elementos; como el agua inductora de vida, el aire con su movimiento dirección y fuerza, el fuego generador de calor, la tierra y sus conjuntos… he invoqué con respeto a los espíritus de bosque y del río y encontré el amor, la verdad, la fe, y llegué a profundizar en el ser y en la existencia… e hice mi viaje astral de su mano, de la tuya… agarrada de la Liana de los Cielos la que tú me echaste desde tus “mundos paralelos…”

Mercedes Mertxy

Inspirado en “mundos paralelos” de Roger y en un mensaje de Joel Jahuanchi.

Tratamientos y Retiros Espirituales con Ayahuasca en Cusco