En medio de las purgas, ayunos y las ceremonias de Ayahuasca

Hola Joel Jahuanchi:

Ante todo, muchas gracias!

Me ayudaste a abrirla la puerta que necesitaba… un misterio… te guste o no lo veré como un misterio pero de los buenos, este no asusta, no muerde, no angustia. En medio de los tratamientos, las purgas, ayunos y las ceremonias de Ayahuasca pedí ser parte de un todo, darme la posibilidad de no sentirme ajena… y me voy sintiendo que lo conseguí, el “Todo” que se me presentó estaba fuera de mi imaginación siquiera, pero lo acepto y procedo a darle mi interpretación y procuro atesorar en mi regreso esta posibilidad… Más si en el hecho concreto de Ser, de quererme Yo, y de querer a los demás sin sentir que se acercan a mi por lástima, y por fin sentir que Yo también sumo a la vida de los demás.

Definitivamente me faltan palabras aún para armar un concepto aunque quizá eso sería volver racional lo irracional… y mejor no, que si crear en este cambio es parte de la locura; no tengo miedo a la casita blanca ni a las paredes acolchadas!

Más allá de tener que vérmelas conmigo misma y sus retos encauzadores y llevarme algo muy personal y subjetivo… me llevo nuevamente la emoción y la alegría de haber conocido gente nueva a dos Peruanos que no tienen desperdicio en cuanto a sus vivencias, su humildad y calidez.

Por más que me quejo el mundo nunca deja de maravillarme. Un abraso enorme y con todos los colores del prisma!

María Belén L. P. email: [email protected] – Argentina.