Un guía espiritual, un chaman que ve en la ayahuasca un camino

Feliz año 2017…

ante todo buenas tardes a todas aquellas almas inquietas o con sed de respuestas universales, abiertas al conocimiento de sí mismos… digo buenas tardes porque es la hora en que he decidido escribir mi experiencia con la toma de la Ayahuasca en realidad no es mi intención contar aquí lo que la madre, maestra y doctora Ayahuasca han producido en mi ser, ni siquiera y mucho menos las visiones en las que uno entra en contacto, algo inevitable en este trance, visiones de las que tanto se esmeran en citar todos aquellos que tienen el privilegio de entrar en su mundo, porque a mi juicio existe detrás de todo éste ritual un punto mucho más profundo que consiste en una preparación previa a nivel personal y espiritual, como en una dieta que es muy recomendable llevar a cabo antes de la toma de la Ayahuasca. También son bastante importantes varios aspectos, primero, saber o intuir en lo más profundo de tu ser qué se busca realmente, segundo, qué o cual motivo son los impulsores a esta toma de decisión, tercero, ¿cuál es mi expectativa sobre dicho ritual?, cuarto y muy importante, de la mano de quién recorreré dicho camino, y con esto quiero decir quién será mi maestro guía, o mi chamán, ese hombre a quién voy a entregarme por completo, con quien entraré en un mundo que solo ellos conocen…y por último es tomar verdadera conciencia del paso a dar.

Quiero después de aclarar ciertas cosas, hablar solo de mi guía espiritual, mi maestro, mi chamán, el hombre en quién confié, el hombre que el destino puso en mi camino.

Su nombre es Joel Jahuanchi Marca, hijo de Alejandro Jahuanchi, un conocido chamán en Cusco, una persona totalmente entregada a su labor, misión o como quieras etiquetarlo.

Un guía espiritual, un maestro que ve en la Ayahuasca un camino, una forma de toma de conciencia en aquel que decida cruzar el umbral, de lo tangible a lo intangible, de las formas a las no formas, ese camino donde solo existen los sentidos, ese maestro que en ocasiones es olvidado por el paso del tiempo, ese que la rutina de la vida cotidiana de ciudad borra todo vestigio de su paso por nuestros corazones, ese que nunca juzga y no se somete a favoritismo alguno sobre ningún alma que entre en contacto.

Joel Jahuanchi Marca, desde el primer contacto fue muy puntual, conciso, cortante y distante en nuestra relación, de pocas palabras con preguntas directas y sobre todo no muy amigo de las expectativas en el resultado de la experiencia (en síntesis fueron cuatro días, o cinco mejor dicho en su compañía), entre los días uno y seis de enero del año 2015.

Todo sucedió fuera de Cusco, en un pueblo llamado Huaro. Fueron unos días donde fui hospedado en un lugar perfectamente adaptado para éste tipo de experiencias, allí se encuentran sus propietarios una pareja mayor, el Sr. Julio y su mujer, que lamento no recordar su nombre en éste momento pero que mantengo presente en mí todos los días, porque tengo colgado en la pared un recuerdo suyo ¡Gente excelente!

Fueron cuatro días donde prácticamente la comida no se hizo presente como así también la bebida… Mucha soledad, meditación, muchas horas interminables con uno mismo, muchas charlas con Joel y varias caminatas por las montañas.

Aclaro que Joel no es un hombre de risa fácil, más bien serio, parco, no muy dado al amiguismo y mucho menos un hombre de trato dócil (cariñoso), es una persona distante, cortante, directa y reflexiva, aclaro esto porque a muchos puede parecerle un fiasco, o querer salir corriendo… pero afortunadamente es lo que es así de simple.

Un hombre donde sus palabras bien tomadas y escuchadas quedarán marcadas a fuego en nuestro ser, un hombre que si decides conocer o el destino te lleva hacia él, pude dejarte huellas, como esperes también no volverte a cruzar jamás.

Joel Jahuanchi, a ti y a Wanamey quiero decirles algo (siempre sin olvidar tus palabras): Hijo mío  debes simplificar más las cosas, las frases, los pensamientos, las gesticulaciones, las palabras, las emociones y por supuesto la vida, debes aprender a contemplar… así que Joel simplemente… gracias.

Sergio Ramos.

Marbella -España – E-mail: [email protected]