El Ayahuasca ha sido un aprendizaje, un comienzo

Antes de comenzar la experiencia con la ayahuasca, sabía que preparación debía realizar, abandonar adicciones, comer sano, profundizar el sagrado respeto a la naturaleza observando y dándome cuenta de lo que significaba la inmensidad de la selva, la selva iluminada, la selva que suena más de noche que de día. Me costó mucho dormir, sentía demasiada energía, algunos miedos pero con la linda sensación de sentirme protegido por algo que no podía precisar. El desarrollo de la conciencia comienza por la madre ayahuasca pero, entregándose a ella sin resistencia, creyendo, dejando a un lado los pensamientos que se van presentando, que es lo que siempre termina llevándonos a la infelicidad absoluta, pero gracias a Joel Jahuanchi estado muy poco tiempo en ese estado en el cual uno prioriza lo que no debe priorizar. Ha sido un aprendizaje, un comienzo, una salida de este mundo mecanizado, donde la era de la comunicación termina siendo la incomunicación con nosotros mismos. Hay experiencias que tardan en comprenderse pero cuando finalmente se descubren la alegría viene y tira la puerta abajo. Lo mejor para vos Joel.

Mariano Francisco Gallo. email: [email protected] Buenos Aires – Argentina