Procedimientos de los tratamientos con Ayahuasca

Tomar parte de los tratamientos con Ayahuasca que realiza el grupo Wanamey implica que Ud. ponga en práctica las siguientes recomendaciones:

Antes del tratamiento.- Ud. debe tener plena confianza y seguridad en las personas que dirigen los tratamientos, tener una madurez mental y emocional.

Durante el tratamiento.- Ud. debe guardar silencio y reposo todo el tiempo. También le pedimos su voluntad, paciencia y entrega para llevar a cabo las prácticas que se realizan durante los tratamientos. En el momento de la sesión con Ayahuasca, Ud. debe aceptar los efectos que produce la Planta Madre en su cuerpo y mente con fe y beneplácito.

Después del tratamiento.- Ud. debe asumir la experiencia del tratamiento con Ayahuasca, con responsabilidad, compromiso y discernimiento.

Explicamos a continuación cada una de las recomendaciones:

Antes del Tratamiento:

La persona que manifiesta su interés de participar en un tratamiento espiritual con  el grupo Wanamey debe estar consciente de la búsqueda de la sanación de su cuerpo y de su espíritu. Debe dejar a un lado cualquier sentimiento que le provoque solucionar su problema físico o emocional de manera urgente e inmediata. Debe ser consciente de que el camino hacia la sanación y al crecimiento espiritual es un proceso que depende del mantenimiento de sus decisiones pero que la ruta está trazada por la sabiduría infinita de la Ayahuasca, la Planta Madre, Maestra y Doctora.

La persona debe confiar de manera abierta y entregada en el conocimiento, la experiencia y las capacidades de intermediación y sanación del guía espiritual o chamán y de sus asistentes, aunque no los conozca del todo o se haya formado una opinión previa.

La persona debe guardar sus expectativas de éxito y satisfacción respecto a los resultados del tratamiento. Debe confiar que el proceso está garantizado, pero no de la forma en que espera, sino aceptando con fe y tranquilidad los designios que la Planta Madre Ayahuasca le tiene preparados. Debe aceptar que solo Ella sabe qué es lo mejor y qué es lo más conveniente.

Durante el Tratamiento:

La persona se alojará en una Casa de Reposo Huaro, a las afueras de la ciudad del Cusco (Perú). Ud. debe venir predispuesto a guardar silencio y pasar largas horas en su habitación o en los ambientes de la Casa, poniendo en práctica sus técnicas de meditación y autoconocimiento. El tratamiento no debe entenderse como un paseo o una oportunidad de conocer el entorno, sino como una oportunidad de conocerse a sí mismo y explorar sus límites y potencialidades.

La persona deberá someterse a un conjunto de prácticas y ejercicios con la finalidad de afianzar sus actitudes y comportamientos de cara a la sesión de Ayahuasca. Así también, se realizarán procedimientos de limpieza corporal y espiritual a través de ayunos, dietas y la ingesta de plantas depurativas. En todo momento la persona debe evitar cuestionamientos o pedir explicaciones, más al contrario pondrá toda su voluntad y paciencia para cumplir con los objetivos de la práctica.

En el momento de la sesión con Ayahuasca, la persona deberá seguir todas las instrucciones que provean el chamán o sus asistentes, siempre bajo la consigna de que estas son las más adecuadas para su proceso de sanación.

El participante debe tener en cuenta que, mientras dura la sesión con Ayahuasca, la Planta Madre le está curando, sanando y recomponiendo, aunque los efectos físicos y mentales puedan ser difíciles de soportar e incluso cuando en apariencia no experimente nada.

Después del Tratamiento:

Haya o no encontrado respuestas, haya o no ingresado al mundo mágico que le ofrece la Planta Madre, le pedimos que tranquilice sus emociones y relaje el palpitar de su corazón, mire al cielo y agradezca infinitamente la oportunidad que ha experimentado. Pida al Todo Poderoso y a la Planta Madre discernimiento y sabiduría para que en adelante pueda decir y actuar de la manera correcta.

Lo que Ud. haya vivido durante el tratamiento se convierte en un compromiso para el futuro. Ud. debe seguir y poner en práctica los consejos y recomendaciones que tanto la Planta Madre como el chamán le hayan ofrecido. Asuma su experiencia con responsabilidad. Nadie más que Ud. es responsable de lo que haga o deje de hacer en adelante.

Dese tiempo para reflexionar con calma la vivencia. No se apresure en encontrar respuestas ni intente explicar significados. Es un ejercicio inútil, ya que, con el tiempo y en el momento justo, las respuestas aparecen como designios contundentes. Le pedimos también que guarde discreción de su experiencia, ya que no todos están listos para entender el saber y la sanación de la Planta Madre Ayahuasca.

[Ayahuasca: Tratamientos y Retiros con Ayahuasca]