Los Icaros de la Ayahuasca, Cantos

La preparación de Ayahuasca, está acompañado con cantos sagrados o icaros, en el vídeo se podrá escuchar un icaro entonado por Alejandro Jahuanchi en el momento preciso de la preparación  de la Ayahuasca.

La preparación de la Maestra Ayahuasca comulga con una serie de rituales, entre ellos cantos sagrados o icaros y oraciones para los espíritus de la naturaleza y a seres superiores.

Primero se debe recolectar las plantas del bosque, como la liana de ayahuasca (Banisteriopsis caapi) y la chacruna (Psychotria viridis). La dieta, la meditación y la preparación del espíritu y del cuerpo son actos de respeto hacia los Seres espirituales que habitan en plantas, animales o el bosque mismo en su conjunto. En el bosque no se puede recoger nada sin permiso, esta es la reciprocidad expresada a través de los cantos sagrados y el  humo de tabaco.

La Ayahuasca y la Chacruna se recogen en la madrugada y la persona debe estar en ayuno. El acto se acompaña con icaros o invocaciones a la naturaleza y a los seres que habitan en ella. La cosecha se acompaña con soplos de tabaco negro (Mapacho). Luego las plantas recolectadas se llevan al espacio ritual de preparación. Se dispone una olla que contenga aproximadamente cincuenta litros de agua, se vierten las plantas en conjunto (Ayahuasca, Chacruna, Tabaco y otras plantas).

El tiempo de cocción dura en promedio diez horas. En ese lapso se atiende la preparación en un estado concentración; esta acción se hace en ayunas, ingiriendo únicamente agua. Los cantos sagrados amazónicos llamados ícaros están presentes desde el inicio hasta el fin de la preparación del brebaje.

El soplo del tabaco durante el proceso es un medio de conexión con el espíritu de la Ayahuasca para dar fuerza al brebaje. La preparación mental, espiritual y física del chaman son los principios rectores en la elaboración de la bebida sagrada. La Ayahuasca presiente la energía del individuo que lo prepara. La cocción nos da como resultado dos litros de brebaje de color ocre amarillo, de consistencia viscosa. Cada preparación, así como la experiencia de la ayahuasca, es muy diferente, en unas se aprende, en otras se cura y en otras se viaja.

El Chaman está formado en la preparación del brebaje sagrado, para él  la ayahuasca: es medicina, maestra y su Madre sagrada. Guía sus pasos en el mundo mágico y en el mundo de la realidad ordinaria. El chaman siente que la preparación del brebaje en sí es un ritual fundamental que no solo consiste en recoger las plantas del bosque, sino un proceso de purificación constante. Cada preparado nutre su espíritu.

El canto mágico-sagrado o ícaro es parte fundamental de la preparación de la Ayahuasca. Estas invocaciones son trasmitidas y enseñadas por los espíritus en el mundo mágico y hacen que la preparación tenga energía suficiente para poder curar. Los icaros varían según la necesidad o requerimiento del chaman. En la Amazonía cada pueblo indígena tiene su propia forma de preparar la Ayahuasca y de interpretar los cantos con poderes mágicos, de esta manera el uso de la Ayahuasca y su preparación constituyen universos en sí mismos que se diferencian en el tiempo y en el espacio.

Joel Jahuanchi